La gran diferencia en el camino.

Siempre me he preguntado, por que hay personas que tienen muchísimo conocimiento espiritual y su vida no marcha como la lógica diría. Y debo de reconocer que por mucho tiempo en mi vida eso me hizo no darle importancia a esos conocimientos por que consideraba que no funcionaban, pues lo que veía en otros.

Conforme fui avanzando en mi terapia personal con mi maestro, estudie el tema de los ángeles, y llego hasta mi una serie de conocimientos, me di cuenta de la sutil pero gran diferencia: la práctica.

Para poder tener una vida luminosa no se trata de cuanto sabes sino de que tanto actúas. Tengo muy presente a Robin Sharma diciendo algo mas o menos así: “en lugar de leer muchos libros espirituales, lee y practica solo uno”.

Esa es la diferencia, como trabajadores de la luz no necesariamente enseñamos en realidad en base a lo que sabemos, si no en base a lo que actuamos. Pues nuestras acciones son las que en realidad enseñan.

En mi opinión estrictamente personal, un trabajador de la luz primero debe aprender a ser su propio maestro, a liberarse de sus propias sombras para poder ser otra vez luz. Y entonces todo se acomodará más fácilmente.

Lo que hay que tomar en cuenta es que los trabajadores de la luz tenemos un enorme miedo de nuestro propio poder, por que muchas veces en experiencias pasadas tuvimos trágicos desenlaces en el uso de nuestro poder. Hay muchos miedos en esta experiencia envueltos en ir sacando nuestro poder personal a la luz.

Hay que reconocer este miedo y darle su justa dimensión. El miedo es para que cuidemos no usar nuestro poder personal para otra cosa que servir al amor, pues de no ser así corremos el riesgo de sufrir desavenencias.

Es seguro ser luz, es tu esencia, el amor te cuida y te protege cuando vibras luminosamente.

Es importante mencionar que no estoy diciendo que el conocimiento no sea importante, pues es muy difícil irte a la practica sin conocimiento previo. El reto es encontrar un buen equilibrio en el saber y el hacer.

En ingles hay una frase que resume todo “walk your talk”, que sería algo así como “se lo que dices”.

Para servir al amor, hay que ser amor. Esa es para mi la principal tarea del trabajador de la luz. Cuando un trabajador sana, la energía que emana, sana al mundo también.

Te deseo que te permitas ser amor, a veces podrá ser complicado, pero en ti esta todo para siempre hacerlo posible.