Aunque aveces sufras, eres valiente.

En la realidad física, el sufrimiento es una cuestión que siempre esta presente. Y por más que hagas cosas para estar lo mejor posible, cosas que te pueden generar dolor, dependan o no de tí, eventualmente suceden.

Así es esta vida, y al aceptarla practicas el amor, que te ayuda a que todo fluya mejor.

Pero yo se, que tu sabes de tu poder, y que te sientes frustrado (a) cuando las cosas no salen adecuadamente, y de repente puedes sentir dolor o incluso tristeza. Y debes saber que es normal. Lo que debes de hacer es reconocer tu valentía. Al final dejaste un lugar en donde todo era amor incondicional, y decidiste venir a una realidad donde fluir en amor a veces puede ser retador, pero siempre posible.

Encontrarte con situaciones en donde cada individuo tiene una distinta vibración a la tuya, y ver que el enorme potencial amoroso que tienen y que utilizan, puede ser incomodo.

Vivir con emociones bajas, como el miedo, la culpa, la ira, el rencor, que no sabías de que se trataban, y que aveces aparecen sin que te des cuenta, puede ser desafiante. Pero has descubierto que la única respuesta es la misma de siempre, el amor.

Ahí es donde hay que empezar, en donde más lo necesitas. En amarte a ti mismo, quizás es algo que no necesitabas hacer en tu origen. Pero aquí es lo que te da el amor para ponerlo en todo. Y la mejor manera de ser amoroso contigo, es reconocerte esa valentía de estar aquí, dispuesto a ser amor aun cuando todo parecería ser adverso.

Eso es lo que en verdad te hace ser un trabajador de la luz, que tienes la capacidad de ser amor en todo momento y en todo lugar.

Al final esa es tu esencia, ¿o no?